Al anochecer
Ojalá y cuando acabe el día lluevan palabras y que éstas detengan las agujas del reloj. Como hacíamos antes, a la vera del fuego o haciendo un corro en la puerta de casa, nos contaremos historias mientras Venus se hace visible y enciende la noche.

Muñeca

Etiquetes de comentaris:

Se asomó al mundo, envuelta en olas de verano, diez minutos antes de las cinco de la mañana, como si no se quisiera perder el nacimiento del nuevo día. Tenía la cara de luna, agitanada, con unos ojos tan grandes y abiertos que no le cabían en la cara. Al nacer, jugaba con unas pompas de saliva que echaba de la boca y, cuando estas se multiplicaban se las quedaba mirando. No sé si las veía, pero lo parecía. Las manos bajo la barbilla, con los puños apretados, como si estuviera posando para una foto haciendo de demonio travieso. Ya se veía coqueta. Tenía mucho cabello, negro como la noche y largo, hasta el punto que horas después me entretenía haciéndole colas. A diferencia de lo que acostumbran a hacer los recién nacidos, no lloraba; todo lo contrario. Parecía que reía y hacía muecas como diciendo: “Ya estoy aquí, ¿no me esperabais? Vertió las primeras lágrimas, con mucho sentimiento, cuando la enfermera le dijo, divertida y extrañada a la vez, que era una marranita, al ver las pompas de saliva. ¿Cómo se le podía decir esto a ella, tan glamorosa, orgullosa y presumida? Al ponerla encima de mí y sentir de nuevo el corazón, que seguramente latía muy fuerte, el silencio invadió la sala de partos. Tan sólo se sentían los fuertes chupeteos que hacía cuando intentaba introducir los puños en la boca, cabezota, sin entender bien por qué no le cabían y el ruido amortiguado que hacía el médico con los instrumentos que necesitaba. Cuando estuvo bien limpia y peinada, se la llevaron a su padre para que la conociera. Hoy hace unos cuantos años de esto y los ojos todavía no le caben en la cara. Luce una larga cabellera rizada, en la que queda prendido el viento cuando la mueve. La figura redondita se ha alargado y ha aumentado el glamur que poseía. Continúa siendo presumida y coqueta. Sigue siendo una muñeca.
2 comentaris:

Uff como pasa el tiempo!! pero esos recuerdos nunca s eolvidan, verdad?? demasiado importantes para olvidarlos. Me h as hecho recordar el nacimiento de la mia, tambien redondida, con 4,500grs de peso!! no se donde la meti, porque con poco mas de metro y medio que mido, jajajajaja!! y ahora ella ya es madre y de dos... mmmmmm en fin, nada que no quiero protaghonismo que la entrada era para felicitar a tu hija.
Que paseis un buen y feliz día, que lo disfruteis y ya nos contarás!!

Muaksssssssssssssssssssssssssssssss


Hola Pepa...Todo pasa i todo queda, porque lo nuestro es pasar, como decía el cantautor poeta.
Me alegra hacerte recordar el nacimiento de tu hija. És tan especial ese momento...
Gracias!!!! Un beso.


Publicar un comentario

Dime, te escucho...

About Me

Mi foto
Probablement necessitaria una vareta màgica amb la qual destriar la línia, massa fina, entre la realitat i la ficció de pensaments, idees i sentiments. S'han anat desdibuixant a mesura que anava vivint.

De teulades en amunt

Calidoscopi

Calidoscopi
Libro de poemas e imágenes, del cual soy coautora.

Cuentos publicados en Lulu

Corro

Babel

Con la tecnología de Blogger.

Entradas

Lectores

Terra i Lluna