Al anochecer
Ojalá y cuando acabe el día lluevan palabras y que éstas detengan las agujas del reloj. Como hacíamos antes, a la vera del fuego o haciendo un corro en la puerta de casa, nos contaremos historias mientras Venus se hace visible y enciende la noche.

La sala de baile

Etiquetes de comentaris:

Bailar de lejos no es bailar,
es como estar bailando solo
tú bailando en tu volcán,
y a dos metros de ti
bailando yo en el polo.
probemos una sola vez,
 bailar pegados como a fuego
abrazados al compás, sin separar jamás
tu cuerpo de mi cuerpo.
(Sergi Dalma: Bailar pegados)


Entraron con las manos anudadas, atados sus ojos inundados de sentidos, regalándose complicidades con mil sonrisas. Se embriagaron con la música que se esparcía por todos los rincones y armonizaron los pasos con los cuerpos completamente acoplados, imitando el balanceo de las olas. Volearon por aquella sala de baile, como lo hacen las notas musicales en un pentagrama. La clave, sin embargo, no era de las habituales. La habían creado ellos y lo nombraron clavo de corazón. El sonido que conseguía era un bum, bum, rotundo que no les impedía sentir ningún otro que fuera ajeno a lo que los hacía bailar en uno soplo fresco del viento, con movimientos libres de su interior. De repente, algo crujió en el suelo. Los sacudió como si fueran un balandro haciéndolos perder el equilibrio y convirtiéndolos en hojas boca abajo. Transformó el latido que ambos compartían y que hasta entonces era compasado y relajado, en un lamento, tan audible, que los ensordeció. Las alas invisibles que les había permitido levitar, cansadas de ir como una seda, obligaron a los pies a iniciar una danza en que los participantes se empujaban. Se retaban; avanzaban al unísono, uno contra el otro y chocaban cayéndose al suelo, como marionetas sin cuerdas. Los cuerpos se habían convertido en instrumentos de una rabia inesperada y no tenían músicos que les arrancara sueño melódicos. Tampoco intentaron corregir el paso. Descoyuntados, echados en el suelo sin fuerzas, fueron vencidos por el pensamiento que les mostraba los pasos en que resbalaron. Se miraron y se reconocieron, quedando nuevamente presos los ojos. Entrelazaron de nuevo las manos y se levantaron abrazados. Salieron a la calle tomando un camino nuevo, saciándose con el néctar de la dulzura y alejándose del vacío inesperado y perturbador de aquella sala de baile.
3 comentaris:

Las hojas bailaban
cumpliendo hojarasca
Remolinos interminables.
Soplos inmateriales invisibles
I los cuerpos unidos
deambulaban posesos
de su espíritu.
Vviento calmo. Todo al suelo.
Golpe inhumano...
Qué frágil és el vineto!!
En rincon se arriman
besandose las hojas
que soñaron ser libres
en el viento.
............. Anton


Hola Pilar,

Gràcies per afegir-te a la Penedesfera www.penedesfera.cat, la comunitat de blocaires de l'Anoia, l'Alt i el Baix Penedès i el Garraf.

T'agrairíem que per a difondre i augmentar la xarxa facis un link del teu bloc cap al portal. A la barra lateral trobaràs logos i consells per millorar la visibilitat a la Penedesfera.

Recorda que al web trobaràs tot un seguit d'eines per tal de millorar la comunicació i la participació entre els penedesencs a internet.

Salutacions i felicitats pel bloc!

Daniel García Peris
www.danielgarciaperis.cat


Rebaixes. M'ha agradat molt el ball de les fulles. Dibuixen un paisatge tardorenc, molt especial. Gràcies!

Daniel. Gràcies.


Publicar un comentario

Dime, te escucho...

About Me

Mi foto
Probablement necessitaria una vareta màgica amb la qual destriar la línia, massa fina, entre la realitat i la ficció de pensaments, idees i sentiments. S'han anat desdibuixant a mesura que anava vivint.

De teulades en amunt

Calidoscopi

Calidoscopi
Libro de poemas e imágenes, del cual soy coautora.

Cuentos publicados en Lulu

Corro

Babel

Con la tecnología de Blogger.

Entradas

Lectores

Terra i Lluna