Al anochecer
Ojalá y cuando acabe el día lluevan palabras y que éstas detengan las agujas del reloj. Como hacíamos antes, a la vera del fuego o haciendo un corro en la puerta de casa, nos contaremos historias mientras Venus se hace visible y enciende la noche.

Sombra

Etiquetes de comentaris:



Cuando todo era campo, el páramo de ausencias no existía. La luciérnaga relampagueaba confiada. Las casas abrían sus ojos asombrados. Las espigas y las amapolas latían al unísono, abrazadas. Las viñas crecían, ufanas, por doquier.
A veces me pregunto dónde fue a parar el retazo de azul, de cuando todo era campo. Tal vez se cayó en el hoyo de la sombra.


3 comentaris:

Si se cayó en el hoyo de la sombra tu lo rescatas con tus palabras! Precioso el texto!


¡Gracias, Marta!


Y gracias del transcurrir de las horas que dejan renacer ése azúl añorado. Abraçades!


Publicar un comentario

Dime, te escucho...

About Me

Mi foto
Probablement necessitaria una vareta màgica amb la qual destriar la línia, massa fina, entre la realitat i la ficció de pensaments, idees i sentiments. S'han anat desdibuixant a mesura que anava vivint.

De teulades en amunt

Calidoscopi

Calidoscopi
Libro de poemas e imágenes, del cual soy coautora.

Cuentos publicados en Lulu

Corro

Babel

Con la tecnología de Blogger.

Entradas

Lectores

Terra i Lluna