Al anochecer
Ojalá y cuando acabe el día lluevan palabras y que éstas detengan las agujas del reloj. Como hacíamos antes, a la vera del fuego o haciendo un corro en la puerta de casa, nos contaremos historias mientras Venus se hace visible y enciende la noche.

París

Etiquetes de comentaris:

-Si ese avión despega y no estás con él lo lamentarás, tal vez no ahora, tal vez ni hoy ni mañana, pero más tarde, toda la vida.
-Siempre nos quedará París. ...
(Último acto de la película: Casablanca)


De nuevo he paseado por tus calles, como seguramente hicieron aquellos escritores de la "generación perdida"...entre guerras.
He podido otear tus dominios, desde la saeta de hierro forjado que se eleva por encima del río y logra que te des cuenta de que eres muy grande. Las aguas se tensan formando un arco que cruzan treinta y siete puentes. He detenido, una vez más, la mirada en el "Pont Neuf", que curiosamente es el más viejo, y he sonreído imaginando antiguas sátiras contra la aristocracia, proclamadas desde allí por los cantantes vagabundos. Un escalofrío me recorre al solaparse estas sátiras con la imagen de la guillotina que se levantaba en la plaza de la Concorde. A la izquierda, el Arco del Triunfo me llama y me permite, por unos instantes, convertirme en el epicentro de las doce avenidas que parten de la plaza de la Estrella, dibujando la figura simétrica que se extiende en la lejanía.
En el centro, donde te abrazas estrechamente con el río, me han distraído las gárgolas que se columpian sin cansarse, en la Galería de las Quimeras de la Catedral de Nôtre Dame. He vuelto a observar que contemplan pensativas y sarcásticas tu belleza, en la lejanía, y los movimientos de los visitantes, provocando la algazara de Esmeralda, el gran amor del jorobado Quasimodo. Tuve la sensación que ocultas entre las agujas o sobresaliendo de los muros, las petrificadas figuras atisbaban el destino.
Como estaba cerca me dirigí a la entrañable capilla que encarcela la luz con quince vidrieras multicolores, la Sainte Chapelle, antes de dar una vuelta por las estrechas calles del barrio latino, añoranza de la antigua lengua culta de los estudiantes de la Sorbona. Los mestizos aromas de los diversos restaurantes, que campan libres y estimulan el sentido del olfato, me salen al encuentro.
Cansada, me he sentado en las escaleras de la blanca basílica del Sacre Coeur, situada en la colina de Montmartre, que baja a la "bohemia" y te acompaña hasta los caminos de Pigalle, que te llevan a la puerta del famoso molino pintado de rojo.
Cerca del Puente de Artes, camino del cuadrado roto por un lado que enmarca una pirámide y atesora pinturas, el Louvre, he recordado a Julio Cortázar. Lo he imaginado apoyado en una de las paredes del puente, preguntándose en el primer capítulo de "Rayuela": "¿Encontraré a la Maga"?
Me despierto del sueño en las maravillosas escaleras de la elitista Ópera, admirando las pinturas de Chagall, que decoran la cúpula.
El paseo por los tenderetes bajo los porches de la calle Rívoli, donde te multiplicas mediante las imágenes de los objetos que se pueden comprar, me ayuda a despedirme de ti... Queda con Dios modernidad, queda con Dios tradición. Seguro que nos volveremos a ver.
4 comentaris:

El empedrado, brillante de lluvia,
dejó paso al charco
dejando tu huella sobre la arena del parque
lo mismo que esconde nuestras sombras en la noche.

En el estanque, desaparecidos sus
pequeños veleros manuales,
se estremece el agua acariciada por el viento proletario
sangre de su sangre
carne de su carne.

Retrocedo los pasos que ayer me regalaste
bajo el sauce lloroso de nuestro jardín Luxemburgués
Rosa, roja aroma de revolución de un tiempo

El aire, azota el agua que despide la fuente de Médicis,
aventándo mi rostro camino del Boulevard de San Michel
comunas, alborotos, adoquines
librería de viejo, Gibert Jeune.

Adiós a la fiesta, artistas de tercera fila
marginación, frío, alcoholismo, prostitutas
Café de Flore, hambrientos escritores
"Escenas de la vida en Bohemia"

Sorbo el aire de tu adiós, aulas cerradas sin mayo,
rosaleda perdida
como la enrojecida y gris Sorbona en el tiempo
casas entramadas, fachadas inclinadas
buhardillas desnudas
calles du Chat qui pêche.

Calado, día de lluvia, como tu adiós
cargado de palabras, de hechos para conquistar
pensamientos, cartas ficticias
para disfrutar de tu lectura
figurándote

Refugiado en el Café Tournon,
Saint Germain en ellos
existencialista, surrealista
recordé las palabras cinceladas
que Joseph Roth escribió en el mismo café:
... todo lo que desaparece, necesita largo tiempo para ser olvidado ...


Mientras, Lucía, tan violeta siempre, nos observa desde el Club de la Serpiente,,,


Bienvenido German. Gracias por ampliar el recorrido.


Ha sido como recordar de nuevo mi viaje a Paris,las visitas a el Louvre, el Arco del Triunfo, la Catedral de Nôtre Dame, Montmartre.. donde tuve que sentarme a mitad de las escalinatas porque si no no llegaba arriba... ummmmmmmmmmmmm me has hecho suspirar, lanzar un suspiro al viento, amiga mia.... he viajado de nuevo allí subida en el carruaje de tus palabras.
Petossss


Siempre es gratificante viajar a París. Es una ciudad preciosa y llena de historia.
Petonets, Pepa!


Publicar un comentario

Dime, te escucho...

About Me

Mi foto
Probablement necessitaria una vareta màgica amb la qual destriar la línia, massa fina, entre la realitat i la ficció de pensaments, idees i sentiments. S'han anat desdibuixant a mesura que anava vivint.

De teulades en amunt

Calidoscopi

Calidoscopi
Libro de poemas e imágenes, del cual soy coautora.

Cuentos publicados en Lulu

Corro

Babel

Con la tecnología de Blogger.

Entradas

Lectores

Terra i Lluna